Retorno: Diciembre 19

Se celebra un nacimiento, un cumpleaños, el retorno a casa, el regreso al puerto. ¿Cómo celebrar más de uno? Como un crucero: una persona colectiva, ligada a tantos otros; rodeada de comodidades y abundancia. Como un yate: celebraría con discreta elegancia. Al otro extremo, un bote de pesca artesanal tomaría un descanso de tantos días de trabajo, motivados por un instinto protector. También hay barcos fantasma, abandonados a su suerte, esperando que su cuerpo desaparezca; son sus invitados quienes hacen una fiesta interminable. Mientras haya donde refugiarse, las aves siempre retornarán.

Pero aún no hay anuncios de muerte, aunque un cumpleaños signifique un año menos. Pensarías que es una nave de una expedición científica exitosa, trayendo toneladas de información y descubrimientos. Casi como un graduado de universidad certificada. Podrías pensar que es un caballito de totora, que regresa de un paseo, de divertirse bajo el sol mirando a los bellos bañistas jugar volei playa o broncearse. O seria tal vez como una nave de la cultura Chincha, que partía en expedición comercial en el s.XIII d.c. y pese a las dificultades del clima y a sus limitados recursos, retornaba exitosa. Casi como un trabajador en el Perú contemporáneo, que consigue primero ser contrato y segundo recibir los beneficios que le prometieron.

Una persona es una nave; y en este cumpleaños, el 19 de diciembre, estaré en el puerto de Pisco. Pese a mis escasas cualidades, hay algunos que celebraran. El simple hecho de regresar significa un logro: haber sobrevivido. Cada barco puede traer tantas cosas: los recuerdos comprados en cada lugar, el dinero o los productos del intercambio comercial, información como mensaje de respuesta o como resultado de exploración, los regalos de los otros viajeros, la simple satisfacción del viaje.

Cuando tenía veinte años pensaba que las personas eran como los barcos del siglo XVII: cargados de tesoros, siempre en peligro de ser asaltados, hundidos. Ahora me doy cuenta de que cada barco en sí es un tesoro: su diseño, su fortaleza, su tripulación. Si una persona es una nave, cada centro de energía o chakra sería un marinero. Este cumpleaños es diferente, porque es el momento de decidir si cambiar de nave, de rumbo de misión, o de capitán. Un cumpleaños 33 podría ser un número cabalístico, solo el tiempo, el viento y el mar lo dirán. Si tu cumpleaños también es en diciembre: ¡Feliz cumpleaños a ti!

diciembre 036

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s