El mar verde empieza en Pisco

Luego de tres horas, cansados y confundidos los pasajeros pisan tierra. Podria ser la Isla de Gilligan. Hay mil historias por contar, llaman a la radio, tocan las puertas de los diarios, persiguen a las cámaras de televisión, pero no hay un medio que las atienda. Podria ser Cuba. Una mujer le pide agua a un forastero, de esos con quienes sus vecinos prefieren no relacionarse. Podria ser Sicar, Juan 4: 1-26. La basura es un problema regional, sin preguntas, sin respuestas, sin ciudadanos, sin ONG. Podria ser Napoles, 1994.

En mar se ve tan verde desde la borda. ¿Comprarias un boleto, harias las maletas? Podria ser el Crucero del Amor. Terminan sus clases y el joven Daniel se va de fiesta en Valencia. Podria ser España: Manuel Talens, Sola esta noche, 1992. Son las 6.30 am, se puede ir al gimnasio a pie. Hay un dealer tendido en la vereda, tal vez durmiendo, no tiene mas de 15 años. Podria ser el barrio de Boedo, Argentina, 2007.

Si ya conoces un gobierno, sus promesas y la parte que te toca, ¿te quedas ahí? Un pueblo camina por la mitad del desierto, sobre arena todavía húmeda. Olvida el pasado, piensa solo en el presente, en cada paso; escucha tu respiración, el sonido del viento. Podria ser Pi Ajirot, Exodo 14: 1 -22 . El anciano Maezumi duda de la disciplina  de la joven Abby. Paciencia, curiosidad y profundo respeto hacia el maestro, en las clases de cocina. Podria ser Tokio: “The Ramen Girl”, Robert Ackerman, 2008.

Estoy viviendo en Pisco, me mude los primeros días de agosto. Por la mañana o por la tarde, estos días de octubre son un buen momento para meditar frente al mar. Del centro de Pisco a la playa El Chaco se puede llegar en auto en 15 minutos. La tarde es soleada, con viento fuerte y no muy fría. Son casi las 6pm, debo regresar a casa y antes quiero mojarme los pies en la playa. En el mar de Paracas abundan las algas; verdes, pesadas, hacen que mi paseo parezca un juego sobre una sopa. Con el vaivén del mar las algas me hacen masajes, exfoliación y cosquillas.

No vivo en la isla de Gilligan, en Cuba, en Samaria, en Napoles, en el Crucero de Amor, en España, en Argentina, en Egipto, ni en Japon. Vivo en Pisco, pero me pueden decir que es lo que eso significa. ¿Que buscamos luego de los 32 años? ¿Un crucero, un hogar, una fiesta, un mejor empleo? Buscamos lo mismo que Moises hace 2000 años, libertad, poder. Si el mar rojo se abrió para dejar que busquemos la libertad, este mar verde de Paracas que perturba con su frialdad, intimida con sus vientos y hace reir con sus algas, ¿a donde nos llevara? Para nosotros el mar verde empieza en el distrito de Pisco, provincia de Pisco, región Ica.

041

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s